"L@S NIÑ@S NECESITAN TANTO LA FIGURA MATERNA COMO LA PATERNA"

La escritora Silvia Laforet
La escritora Silvia Laforet

Uno de los momentos más estresantes en la vida de los seres humanos son las separaciones de pareja. Asumir el "fracaso" de la sociedad conyugal y optar por tomar caminos separados significa un trance que además trae consigo el reparto de bienes materiales y la disolución del proyecto en común. Pero el panorama realmente se dificulta más si hay hijos de por medio, a menudo utilizados como trofeos de guerra cuando el odio le gana a la razón.

La escritora Silvia Laforet es una defensora de la figura de la custodia compartida de los hijos, a tal punto que acaba de publicar el libro "Amores compartidos. La experiencia directa de la custodia compartida", un trabajo con el que milita a favor de su postura. "Hace 5 años que tengo la custodia compartida de mis hijos, y como soy escritora sentí la necesidad de escribir sobre el tema pero esperé dos o tres años para ver la experiencia desde adentro de verdad. Quería ser objetiva", asevera.
El primer impulso de escribir algo así fue, amplía, porque a ella misma le hizo falta en su momento y no lo encontró: "Yo busqué e intenté leer y lo que encontraba no era un testimonio directo, no era algo que me acompañara, que me ayudara en un momento en el que no sabes qué hacer ni cómo. Hay mucha información sobre temas de legislación al respecto, pero nadie había recogido experiencias personales".
Como hay una tradición grande de custodia monoparental materna, "que en su tiempo fue necesaria, se sigue manteniendo sin darse cuenta que la sociedad ha cambiado". "Los hombres quieren ejercer de padres y las mujeres de madres, aunque estas ahora trabajen fuera de casa".
PARECIDOS, PERO NO IGUALES
Si bien los roles se han fusionado en cuanto a responsabilidades en los últimos años, lo importante de la custodia compartida es reconocer que el niño necesita la figura de la madre tanto como la del padre. " Ahora los padres quieren estar presentes, quieren cumplir con su deber además, que es un derecho del niño", explica Laforet.
"Si los padres desde que el niño nace tienen la guardia y la custodia compartida, porque la pareja se separe no hay ninguna razón por la cual uno de los dos tenga que desaparecer de la vida del niño. Eso para ellos es terrible, nunca superan esa sensación de abandono, por mucho que el padre cumpla sus visitas e intente verle".
Es que por delante, y como objetivo principal, siempre debería estar el bien emocional del menor: "Nunca se va a otorgar la custodia compartida si hay motivos como para determinar que eso sea malo para el chico. Es sentido común, aunque no siempre se aplique en esos momentos conflictivos".
NO ES PREFERENTE
Desde el año 2005, la ley ya contempla la figura de la custodia compartida de los hijos, pero hay experiencias recogidas desde 1986. De cualquier forma, se ha hecho desde antes en la práctica, al ser una decisión interna.
-Afirmas que actualmente el 90 por ciento de las sentencias en divorcio no adoptan esta figura. ¿Por qué?
-En este momento la ley que hay para todo el territorio nacional contempla la posibilidad de la custodia compartida pero siempre que haya un acuerdo previo entre los padres. No es la forma de custodia preferente, aunque en Aragón y en Valencia sí que lo es. El objetivo del libro es por eso abrir conciencias, cambiar algo, adaptarlo a la nueva sociedad moderna; y por otra parte, con mi experiencia y la de otras personas, incidir en la aplicación práctica de de la custodia, más allá de las leyes y sentencias. A esto hay que vivirlo día a día.


http://www.gentedigital.es/cultura/noticia/596907/los-ninos-necesitan-tanto-la-figura-materna-como-la-paterna/