Publicaciones en medios de comunicación sobre la Custodia Compartida

Custodia compartida . Incongruencias del 'PaP' Gaintxurizketa

Sábado, 22 de Febrero de 2014 - Actualizado a las 06:08h

Personas que ejercen de jueces, entienden que lo mejor para nuestros hijos es separarlos de sus padres. Nos echan de nuestras casas (privativas nuestras, en muchos casos), ante el dolor que sienten los niños al ver que sus padres les abandonan y permiten que la casa de su padre entre a vivir su nueva pareja, dando prioridad al interés de la madre, que al interés del menor. Los niños también quieren a sus padres y no los quieren ver humillados. No somos delincuentes para que nos pongan un régimen de visitas, ni meros visitadores, somos sus padres y queremos ejercer como tales, en el día a día. No somos cajeros automáticos, la única obligación que tenemos es la económica, la emocional, el no estar con los niños, no lo consideran abandono de hogar. El mayor maltrato a un niño es separarlo de su padre o de su madre. Aunque no nos dejen hablar en los juicios, nos traten con desprecio, el amor por nuestros hijos podrá más que todos los obstáculos que nos pongan, y seguiremos luchando para que nuestros hijos tengan el derecho a tener padre y madre en las mismas condiciones.

Muchos no entendemos por qué tanto follón, tan mal rollo entre vecinos y tanto querer imponer elpuerta a puerta, cueste lo que cueste, aunque incluso les cueste muchos votos que seguro perderán en próximas elecciones, cuando para reciclar más apenas habría que gastar dinero. Creo que habría que hacer lo siguiente: 1º- Se coloca un contenedor más, el marrón, donde va el 70% de lo que ahora va a la basura, ya que el restante 25 % son papel/cartón, vidrio y envases y sólo debería ir a la basura/resto, el 5% . 2º- En cada población se debería contratar una temporada a una persona para que diera charlas diarias en cada barrio, calle, etc., educando en la importancia de reciclar a los vecinos. 3º- También por una temporada se contrata a dos personas como municipal para que pase diariamente a distintas horas por las distintas zonas de basura, obligando a las personas a abrir sus bolsas y comprobar su correcto reciclaje, avisando la primera vez e imponiendo multas la segunda vez. 4º- Informar a los comercios (multando si no lo hacen) a que lleven sólo a la hora de cierre de los establecimientos todos los embalajes, colocándolos aplastados y ordenados.

Nos ahorraríamos la mayor parte de los más nueve millones de euros que cuesta, por ejemplo, solo en Tolosa el puerta a puerta y ese dinero se podría utilizar en otras obras o en puestos de trabajo de vigilantes etc, y sobre todo en no subir más los impuestos.

Entre Irun y Pasaia está Gaintxurizketa, en la falda sur del monte Jaizkibel. Esta hermosa zona agraria es oasis verde y oxígeno en una Gipuzkoa ahogada en gran parte por el cemento y la contaminación. "La plataforma logística que quieren construir entre Pasaia e Irun ocupará 15 hectáreas de tierra y tendrá dieciséis vías" pudimos leer en la prensa hace poco. El Gobierno Vasco quiere impulsar la intermodal que uniría Topo, tranvía y tren de alta velocidad. Donde hay playa de vías las quieren quitar (Irun) y donde no hay vías las quieren construir (Gaintxurizketa) ¿Quién entiende este absurdo?

Este sería el primer paso de un proyecto más amplio de sepultar 180 hectáreas de tierra para construir además una platafroma logística y un enlace viario. Los ricos caseríos amenazados por este proyecto tienen nombre: Errekaldezar, Sto.Kristo Abendaño, Abendaño Berri, Itsuebekoa, Itsuerdikoa, Itsuegoikoa, Granada y Granada Berri desaparecerían para construir la platafoma logística. Errikoetxea, Martaetxea y Bakarraztegi serían dañados por la vía del tren, la carretera y la unión entre ambas. Las regatas de Gaintxurizketa (Bakarraztegi, Patxillaborda, Arriaundi y Apaiziartza) también quedarían enterradas bajo el asfalto, lo mismo que el yacimiento arqueológico de Itsu. También desaparecería un alisal protegido. La agricultura sigue hoy en día viva en Gaintxurizketa produciendo aquí lo de aquí, con un gasto energético mínimo. Entre las personas productoras y sus clientes se dan relaciones directas de confianza sin intermediarios. Gaintxurizketa garantiza modos de vida y lugares para vivir y es semilla y ejemplo de un modelo social más justo. La plataforma logística Irun-Pasaia daría al traste con todo esto. Así como exigimos que paren las obras del TAV, también exijimos que no se construya la citada intermodal.

Una juez deniega la custodia compartida a un padre por ser ciego

 
ANDREA NOGUEIRA CALVAR Madrid 26 FEB 2014 - 10:01 CET185

Archivado en:

 
  • ONCE
  •  
  • Custodia hijos
  •  
  • Ciegos
  •  
  • Discapacidad
  •  
  • Discapacitados
  •  
  • Familia
  •  
  • Comunidad de Madrid
  •  
  • España
  •  
  • Sociedad
  •  
  • Justicia

Raúl Fernández, junto a su perro guía en las inmediaciones de su casa / LUIS SEVILLANO

 

 

Raúl Fernández se mueve con naturalidad por su barrio, Valdezarza, al norte de Madrid. Aunque tiene una ayuda: Roy, su perro guía. Este hombre ciego —solo tiene un 5% de visión en un ojo— lleva tres años luchando para conseguir la custodia compartida de sus hijos. Una sentencia judicial se la deniega por considerar que “adolece de una deficiencia visual que le dificulta para hacerse cargo de tres niños”. En caso de haberla obtenido, en vez de tener a sus hijos 12 días al mes, los habría tenido 15.

Fernández, de 41 años, tiene los mismos miedos que cualquier padre cuando está con sus hijos, pero ninguno relacionado con su discapacidad visual. Los tres menores —de seis, cuatro y tres años— pasan con él todos los martes y jueves y dos fines de semana al mes alternos (12 días al mes), además de la mitad de las vacaciones. El amplio régimen de visitas le fue concedido por la misma juez que le deniega la custodia compartida (15 días cada mes) por ser invidente, lo cual deja atónito a Fernández, que se pregunta cómo puede ser apto para cuidar de sus hijos unos días sí y otros no.

ONCE: "Sentencia justa"

Una de las organizaciones a las que Raúl Fernández acudió en busca de ayuda fue a la ONCE. La asociación califica de “demoledora” cualquier decisión que niegue los derechos de una persona por su discapacidad, pero reconoce como justa la sentencia que deniega la custodia compartida a Fernández. “Ha habido más casos similares, pero en este es difícil hablar de discriminación”, explica un portavoz de la ONCE. Cuando conocieron la situación de Fernández, acudieron al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) para estudiar su caso. “Es un acuerdo amplio y beneficioso para ambas partes y en el que no existe una discriminación clara”, aseguran desde la entidad. Explica que el fallo es el habitual cuando los niños son de tan corta edad.

“La única solución que le queda al padre es pedir una modificación de medidas”, añade el portavoz. En aquel momento, el menor de los niños tenía un año, ahora va a cumplir cuatro, por lo que “podrían concederle la custodia compartida”. El problema para Fernández es la falta de recursos: “Si termino cada mes en menos de 600 euros, ¿cómo voy a pagar un abogado?”.

La sentencia aclara que, por la corta edad de los niños, la situación más beneficiosa para ellos es la de permanecer con su madre. Además, añade que Fernández reconoce no poder hacerse cargo adecuadamente del más pequeño. “Nunca dije eso, necesito la misma ayuda que cualquier otra persona que debe atender a tres críos”, afirma indignado. Añade que puede atenderlos bien: “Si cuidé de mis otras dos niñas, ¿cómo no podría con este?”.

Ha adaptado su vida a la de sus hijos, hasta las cosas más pequeñas: “Tengo las jeringuillas de cada medicamento que toman marcadas de forma que con el tacto puedo saber qué cantidad les doy”. Quiere hacer todo lo posible para ofrecerles la seguridad que necesitan, por eso solicitó al Ayuntamiento una persona que lo apoyara algunas horas en casa: “Mientras yo los baño, ella haría la cena”. Fernández no necesita a nadie para salir a pasear con los tres pequeños, llevarlos al parque o asistir al cine. “La semana pasada fuimos por primera vez a ver una peli y les encantó. Ellos también son conscientes de lo que pasa y, sin yo decirles nada, me dicen: ‘Cuidado, vamos a cruzar”.

El hombre ha recurrido la sentencia, pero sin éxito. Está obligado a pasar a su exmujer una manutención para los niños de 750 euros. Con su trabajo en la ONCE como vendedor de cupones gana, dice, 1.100 euros (la sentencia señala que 1.600 euros en 14 pagas) y debe pagar 600 de alquiler, así que su familia lo ayuda desde su Asturias natal. No puede mudarse a otro piso más económico porque necesita espacio para cuando está con sus hijos. Reconoce también la gran dificultad que le supondría residir en un barrio desconocido. “He memorizado cada calle, cada farola y aquí estoy más cerca de mis hijos”, explica. Si Fernández trasladara su casa, tendría que volver a empezar, a recordar las esquinas, dónde comprar el pan y aprender a moverse en el transporte público.

Después de tres años de pelea judicial, los ánimos del asturiano empiezan a resentirse. Reclama los derechos que le corresponden como padre, ya que no hay ninguna ley que por su discapacidad le impida conseguir la custodia. Ha solicitado que la juez lo reciba hasta en cinco ocasiones, pero no lo ha conseguido; acudió a diferentes asociaciones de padres y madres en busca de ayuda; pero ya no le quedan recursos. “Los abogados se llevaron todos los ahorros que tenía”, se lamenta.

El fallo recoge el informe que los psicólogos emitieron sobre la relación de los pequeños con la figura paterna. “Se sienten muy unidos a él”, recita Fernández de memoria y con orgullo. El amor de padre es lo que le mantiene en lucha: “En Madrid estoy solo, si sigo aquí es porque mi felicidad son mis hijos. Si no me dejan estar con ellos, ¿qué me queda?”.

CUSTODIA COMPARTIDA

 

El Tribunal Supremo establece que la custodia compartida se debe otorgar en interés del menor

Afirma que la custodia compartida es "la mejor solución" para el menor porque le permite seguir teniendo una relación estable con ambos padres. 

Custodia compartida, padre con hijo, familia

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha fijado doctrina en torno a la interpretación de los apartados 5, 6 y 7 del artículo 92 del Código Civil en lo relativo a los presupuestos que han de concurrir y valorarse para que pueda adoptarse, en interés del menor, el régimen de guarda y custodia compartida.

Recuerda que tras la sentencia del Tribunal Constitucional 185/2002, de 17 de octubre, la adopción del régimen de guarda y custodia compartida ya no depende del informe favorable del Fiscal sino, únicamente, de la valoración que merezca al Juez la adecuación de dicha medida al interés del menor, siendo punto de partida que la guarda y custodia compartida no es lo excepcional sino que debe ser la regla general siempre que no resulte perjudicial para el menor, pues "el mantenimiento de la potestad conjunta resulta sin duda la mejor solución para el menor en cuanto le permite seguir relacionándose establemente con ambos padres".

La Sala concluye que la adopción de la medida de la guarda conjunta, además de exigir petición de parte de ambos progenitores o de al menos uno de ellos, requiere constatar no sólo no es perjudicial sino que lo considera conveniente para el interés del menor, para lo que deben reunir varios criterios, como por ejemplo, que el menor así lo manifieste, el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales, el resultado de los informes exigidos legalmente y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores afectados una vida adecuada.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Seijas Quintana, estudiaba la posición de la Audiencia Provincial de Alicante -que denegó el régimen de guarda compartida en un caso de conflicto tras un divorcio-, que negó fijar un régimen de custodia compartida argumentando que es "algo excepcional", mostrando una posición inicialmente contraria a este régimen y considerando "como problemas lo que son virtudes de este régimen como la exigencia de un alto grado de dedicación por parte de los padres y la necesidad de una gran disposición de éstos a colaborar en su ejecución".

Además, el Tribunal Supremo reprocha que no fundara su decisión "en el interés del menor, al que no hace alusión alguna, y que debe tenerse necesariamente en cuenta en los litigios sobre guarda y custodia compartida".

Por ello, la Sala casa y anula la sentencia recurrida únicamente en lo que se refiere a la denegación de la guarda y custodia compartida de la hija menor del matrimonio, aunque confirma la decisión de la Audiencia de denegarla porque la custodia compartida no fue solicitada por ninguno de los progenitores y porque no se dieron ninguno de los requisitos citados.