Dan la tutela del hijo de la asesina de Mataporquera a sus abuelos maternos

Dan la tutela del hijo de la asesina de Mataporquera a sus abuelos maternos

Los psicólogos judiciales recomiendan la medida «para que el niño crezca sin odio».

  • Erika Alonso, en el centro, durante el juicio en el que se le condenó por asesinato. - J.L. chave / alerta
    Erika Alonso, en el centro, durante el juicio en el que se le condenó por asesinato. - J.L. chave / alerta
 

A. Domingo | Redacción 18/07/2013

Les toca aguantar el peso de la tragedia cuando ya ha pasado y sólo son sus protagonistas indirectos: familiares y amigos, como el hijo que tuvieron en común Valentín Fernández —asesinado el 15 de mayo de 2009 en Mataporquera (Cantabria)— y Erika Alonso —condenada a 18 años de cárcel por la muerte de su ex pareja—. Cuando mataron a su padre, el pequeño no había cumplido los 6 años y el juzgado de Torrelavega lo entregó en guarda y custodia a su tía paterna, Antonia Fernández Fernández. Ahora, la Audiencia provincial de Cantabria ha dado la custodia del muchacho a los abuelos maternos. La sentencia, del 5 de julio y que aún puede recurrirse ante el Tribunal Supremo, atiende a los informes de los psicólogos que apuntan a que el cambio pemitirá al menor crecer «sin odio».

Ya sus padres pleiteaban por quién se hacía cargo del niño tras emprender caminos diferentes cuando se produjo el crimen. El menor permaneció junto a su padre hasta que Erika, acompañada por dos hombres, también condenados, viajó de León a Mataporquera para acuchillar al cepedano Valentín Fernández. El padre tenía encomendada la custodia provisional y el proceso, que llevaba el Juzgado de Reinosa, se encontraba ya avanzado.

La nueva batalla legal por la custodia del niño se inició por la pretensión de su tía paterna, Antonia Fernández, para que se le atribuyera definitivamente la guardia y custodia del niño, lo que consiguió ante el Juzgado de Primera Instancia número uno de Reinosa, frente a la madre, Erika Alonso, y los abuelos maternos, Amador Alonso y Agustina Madero. La letrada de la familia, Charo Llamera, recurrió la resolución, del 2011, sin que se personara Erika Alonso ante la segunda instancia.

La Sección Segunda de la Audiencia considera que la sentencia que condenó a Erika Alonso por el asesinato de su ex compañero no le priva de la patria potestad, «pero es evidente que su situación como penada por el asesinato del padre del menor es difícilmente compatible con el adecuado ejercicio de sus responsabilidades parentales», consideran los magistrados antes de dilucidar a quién otorgar la custodia.

El recurso de apelación apunta que «la prueba practicada ha sido incorrectamente valorada» en primera instancia, por lo que se infringe «el derecho de los abuelos a relacionarse con su nieto» y «el interés superior el menor». Es el segundo argumento el que utiliza la sala para resolver el caso y, así, señala que si bien la tía ha atendido correctamente al niño, «esto no es suficiente, porque han fracasado absolutamente los encuentros del menor con sus abuelos, convirtiéndolos en una experiencia traumática y conflictiva para él y para los demás participantes». La sentencia añade que la tutora «pese a sus desvelos» para con el pequeño, «ha sido incapaz de manejar satisfactoriamente el duelo de su sobrino (y seguramente el suyo propio) para permitir que éste tenga una relación satisfactoria con su madre y abuelos maternos». Los magistrados encargados del caso realizan esta afirmación en «las claras y convincentes» explicaciones del Equipo Psicosocial Judicial de León, cuyos técnicos «confirmaron la conveniencia de un cambio radical en la custodia» a la vista de la evolución del caso.

El «modelado psicológico» que recibía el niño «era inadecuado y reforzaba su sensación de ruptura y triple abandono (del padre muerto, de la madre presa, y de la mitad de su familia, a la que no trata y considera mala)».

El criterio

El superior interés del menor que debe primar sobre cualquier otro interés legítimo que pueda concurrir, explica la Audiencia de Cantabria, consiste en lograr que éste «crezca sano, sin odio, con asunción de su sufrimiento», motivo por el que da prioridad a las conclusiones del Equipo Psicosocial Judicial sobre el de otra psicóloga. La preferencia se basa justifica además en que el primero posee «un conocimiento profundo y suficiente del caso» y se le presume una «mayor imparcialidad» al corroborar sus opiniones las encargadas del punto de encuentro familiar y por ser éstas el resultado de entrevistas con todas las partes implicadas y de consultas a otras instituciones.

Para ver la noticia haced clik aquí

Apoyo para Julio, que irá con la familia de su madre tras matar a su exmarido Los vecinos se concentran en la jornada en la que la Guardia Civil, cumpliendo el mandato judicial, se lleva al niño de diez años de la casa de la familia paterna

Apoyo para Julio, que irá con la familia de su madre tras matar a su exmarido
Los vecinos se concentran en la jornada en la que la Guardia Civil, cumpliendo el mandato judicial, se lleva al niño de diez años de la casa de la familia paterna
 
leonoticias.com       13/04/2014
 
 
La Guardia Civil, en el domicilio del niño. (Foto: Peio García)
La Guardia Civil, en el domicilio del niño. (Foto: Peio García)
Varios vecinos de la localidad de Sueros de Cepeda, entre ellos muchos niños, han secundado este domingo la concentración en apoyo de Julio y de su familia paterna. Se trata de un niño de diez años, hijo del hombre asesinado en el año 2009 a manos de su exmujer y de otros dos cómplices. La Guardia Civil ha acudido a la localidad para llevarse consigo al pequeño, ya que los abuelos maternos han conseguido que el juez revoque su decisión y les dé ahora a ellos la custodia del pequeño.

 

Con lemas como ‘El próximo partido lo juegas en casa’ o ‘Julio, nunca caminarás solo’, los vecinos de Sueros de Cepeda han mostrado su apoyo a la familia paterna del pequeño en esta jornada de domingo, la segunda ocasión en la que la Guardia Civil cumplirá con el mandato judicial para llevarse al niño con la familia materna, después de que en una ocasión anterior el propio Julio se negara, según fuentes cercanas a la familia.

Julio, el niño de diez años, es hijo de la mujer que, en el año 2009, mató a su exmarido junto con otros dos cómplices. Era el padre, que fue asesinado, quien tenía la custodia legal del menor tras la separación. A raíz del asesinato, la madre y los cómplices fueron juzgados y condenados a largas penas de prisión, donde están ingresados, según han relatado fuentes cercanas a la familia de la víctima.

Con el padre muerto y la madre en la cárcel, la custodia del menor fue dada por el juez a una tía, hermana del padre, que vive en Sueros de Cepeda. Hace unos días se presentó la Guardia Civil para llevarse al niño, ya que los abuelos maternos han conseguido que el juez revoque su decisión y les dé ahora a ellos la custodia del pequeño.

Varios niños ante el domicilio de la familia paterna del pequeño. (Foto: Peio García)

Contra su identidad

Por otro lado, el colectivo Custodia Compartida León ha criticado “seriamente la sentencia que le condena a convivir con la familia de la asesina de su padre”. “No concebimos cómo el asesinato de un hombre por parte de su pareja, con alevosía, tenga una condena de sólo 18 años y no se le quite la patria potestad a la asesina, como sucede en el que caso en que el homicida sea un hombre”.

El niño, después del suceso, pasó a ser tutelado por una hermana de su padre con la que ha convivido cinco años. Ahora, Custodia Compartida lamenta que “por una decisión judicial a convivir con su abuela, madre de la asesina de su padre”. Más aún, cuando el pequeño se encontraba “integrado totalmente en el pueblo”, por lo que rechazan que la sentencia base su decisión en el “interés superior del menor” para “arrancarle de lo que ya es su identidad”.

La Guardia Civil, a su llegada al domicilio del pequeño Julio. (Foto: Peio García)

La médico llega al lugar, después de ser requerida. (Foto: Peio García)

Momento en el que el niño abandona su domicilio. (Foto: Peio García)

El pueblo de Sueros de Cepeda, volcado con la familia. (Foto: Peio García)

El niño abandona la localidad, ante los aplausos de los vecinos. (Foto: Peio García)

Una familia del pequeño llora desconsolada. (Foto: Peio García)

Varios niños de la localidad, en el acto de apoyo a Julio. (Foto: Peio García)

La Guardia Civil, en el domicilio del niño. (Foto: Peio García)

 

Para ver la noticia haced clik aqui

Una crisis de ansiedad impide la entrega del niño de Sueros a la familia de su madre, que mató al padre. La familia anuncia una querella por impedir la entrega

SUCESOS

Una crisis de ansiedad impide la entrega del niño de Sueros a la familia de su madre, que mató al padre

La familia anuncia una querella por impedir la entrega

14/04/2014 A.G. VALENCIA / A. DOMINGO Sueros de Cepeda / Redacción

La Guardia Civil protege la entrada a la vivienda en la que reside el niño desde 2009
 
La Guardia Civil protege la entrada a la vivienda en la que reside el niño desde 2009

A.G. VALENCIA

La ambulancia se lleva al menor al Hospital de León tras sufrir un ataque de ansiedadLa ambulancia se lleva al menor al Hospital de León tras sufrir un ataque de ansiedad

A.G. VALENCIA

La ejecución de la sentencia de la Audiencia de Santander por la que la custodia del hijo de la víctima (Valentín Fernández, de Sueros de Cepeda) y de la instigadora y coautora de la muerte de éste (Erika Alonso, de Villadangos) pasa de la tía paterna a los abuelos maternos se frustró ayer en la localidad cepedana después de que el niño tuviera que ser trasladado al Hospital de León por la crisis de ansiedad que le causaba el cambio de tutela legal, que ejercía su tía, vecina de Sueros.

Para respaldar al menor todo Sueros de Cepeda (municipio de Villamejil) y vecinos de otras localidades se echaron a la calle durante cerca de cuatro horas. La Guardia Civil trató de dar cumplimiento al mandato judicial, pero el llanto del pequeño, que se escuchaba en la calle desde el interior de la residencia de su tía, acabó con una llamada a los servicios de urgencias, que recomendaron su traslado al hospital.

Ya por la tarde, la abogada de los abuelos maternos, Charo Llamera, a los que la Audiencia de Santander dio la custodia en julio de 2013, anunció que hoy mismo solicitará que se abran diligencias previas contra la tia paterna del menor «por desobediencia grave a la autoridad judicial», indicó después de que la entrega «se ha frustrado hoy por tercera vez». Además, la letrada solicitará también esta mañana al Juzgado de Reinosa, que, en primera instancia, tras el crimen de Mataporquera, decidió que el hijo de la expareja estuviera al cargo de su tía, «un escrito urgente solicitando que la juez se presente para que se ejecute la sentencia».

Llamera indicó que una vez dictada la sentencia, se solicitó a la Audiencia de Santander un escrito de ejecución y ésta «instó la entrega de manera inmediata del niño a sus abuelos, que están sufriendo un daño psicológico». La abogada recordó que los abuelos maternos obtuvieron la custodia «después de un proceso que ha durado tres años en los que no han podido ver a su nieto» y señaló que en éste «se valoró el caso y se tomó una decisión».

Ayer se vivió una jornada tensa en Sueros de Cepeda. Desde primera hora los vecinos se reunieron a las puertas de la vivienda del menor y su tía para «acompañar al pequeño», indicó el portavoz de los vecinos, Juan Pedro Cabezas. A las diez de la mañana la marcha del menor parecía irrevocable.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Judicial se presentaron hacia el mediodía en la vivienda para proceder al traslado del muchacho al punto de encuentro donde debía reencontrarse con su familia materna. Sin embargo, el fuerte llanto del menor provocó que se avisara a los médicos de guardia del Centro de Salud de Astorga, que se acercaron hasta la vivienda. El pueblo, la familia y el resto de los acompañantes, esperaba noticias a las puertas.

Tras la visita de los facultativos y pasada la hora prevista para el traslado a León, llegó al lugar una ambulancia para trasladar al pequeño al hospital de la capital, donde fue sometido a una valoración. Por la tarde, el pequeño, de 10 años, volvió al pueblo, aunque la familia y los vecinos desconocían a última hora de ayer hasta cuándo podrá permanecer en Sueros.

Los compañeros de colegio del muchacho acudieron a la concentración con carteles en los que se leían proclamas de ánimo. Además, una enorme pancarta en el domicilio del menor rezaba: «Tu pueblo no entiende de leyes, solo de sentimientos. Los que te conocemos, te queremos y te apoyaremos. Pronto volverás».

El portavoz de la localidad señaló que el pueblo entiende «que el bien superior debe ser el del menor y con esta decisión no se considera», por lo que los vecinos «no vamos a tirar la toalla», explicó Cabezas, que también adelantó que van a respetar la ley «para que nos respeten a nosotros».

Para ver mas haced clik aquí

antena3.com | Madrid | Actualizado el 15/04/2014 a las 11:29 horas Una sentencia muy polémica obliga a Julio a irse a vivir con los padres de su madre, que hace unos años mató a su padre. Todo el pueblo de Sueros de Cepeda, donde el pequeño reside con su tía, exige justicia.

POLÉMICA SENTENCIA

Obligado a vivir con los padres de su madre asesina

Julio, un niño de 10 años está obligado por la justicia a irse a vivir con sus abuelos maternos, pero él no quiere y tiene un buen motivo, su madre asesino a su padre.

Más vídeos en Antena3

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 15/04/2014 a las 11:29 horas

Una sentencia muy polémica obliga a Julio a irse a vivir con los padres de su madre, que hace unos años mató a su padre. Todo el pueblo de Sueros de Cepeda, donde el pequeño reside con su tía, exige justicia.

Varios vecinos de la localidad de Sueros de Cepeda, entre ellos muchos niños, han secundado este domingo la concentración en apoyo de Julio y de su familia paterna. Se trata de un niño de diez años, hijo del hombre asesinado en el año 2009 a manos de su exmujer y de otros dos cómplices. La Guardia Civil ha acudido a la localidad para llevarse consigo al pequeño, ya que los abuelos maternos han conseguido que el juez revoque su decisión y les dé ahora a ellos la custodia del pequeño. Finalmente, el niño no fue trasladado al domicilio de la familia materna por problemas de salud.

Los vecinos de Sueros de Cepeda han mostrado su apoyo a la familia paterna del pequeño en esta jornada de domingo, la segunda ocasión en la que la Guardia Civil cumplirá con el mandato judicial para llevarse al niño con la familia materna, después de que en una ocasión anterior el propio Julio se negara, según fuentes cercanas a la familia.

Julio, el niño de diez años, es hijo de la mujer que, en el año 2009, mató a su exmarido junto con otros dos cómplices. Era el padre, que fue asesinado, quien tenía la custodia legal del menor tras la separación. A raíz del asesinato, la madre y los cómplices fueron juzgados y condenados a largas penas de prisión, donde están ingresados, según han relatado fuentes cercanas a la familia de la víctima. Una de las vecinas cuenta “Es normal que tenga miedo porque el niño estaba en casa durante el asesinato, él tenía 5 años cuando su madre le asesinó”.

Los peritos judiciales no reconocieron al niño de Sueros para dictar su informe La juez sostenía la necesidad de una exploración directa por el crimen que vivió.

Julio llora desconsoladamente cuando quieren entregarle a sus abuelos maternos

La madre de Julio asesinó a su padre hace cinco años

Por cuarta vez, Julio evitó irse con sus abuelo maternos, que tienen su custodia. Su tía paterna, con la que vive desde que hace cinco años su madre asesinara a su padre, intentaba cumplir con la sentencia pese a llantos desconsolados del pequeño, que quiere seguir en su casa. Finalmente, un equipo médico atendió al pequeño y le trasladó al hospital, donde un psiquiatra desaconsejó que el pequeño fuera con sus abuelos. 

Los peritos judiciales no reconocieron al niño de Sueros para dictar su informe. La juez sostenía la necesidad de una exploración directa por el crimen que vivió.

Los peritos judiciales no reconocieron al niño de Sueros para dictar su informe

La juez sostenía la necesidad de una exploración directa por el crimen que vivió.

 

El equipo judicial encargado de la evaluación psicológica del niño de Sueros de Cepeda —cuyo cambio de custodia se ha frustrado en cuatro ocasiones— no se entrevistaron con el menor para realizar el informe pericial que se evaluó en primera instancia y en la Audiencia de Cantabria para determinar su guarda y custodia. Y ese mismo informe es el que fundamenta la sentencia de la juez de Reinosa y la resolución del recurso en la Audiencia, con fallos completamente distintos.

En la sentencia de enero de 2013 del Juzgado de Primera Instancia e instrucción número 1 de Reinosa, la jueza señala que las razones que exponen las profesionales que lo elaboran son lógicas en «lo que se considera conveniente para la educación y desarrollo de un menor», pero abunda que si bien son «aplicables con carácter general, no parecen adaptarse a la situación actual» del menor. A continuación señala la carencia del estudio: «Para la elaboración del informe no se ha tenido una entrevista con el niño y ello, a pesar del principio que informa su función, hubiera sido esencial por cuanto, si toda situación en la que se ve implicada un menor es delicada, en el presente caso lo es aún más, dado el conflicto que subyace», apunta la jueza en los fundamentos de derecho de su sentencia en referencia a las circunstancias que llevan al litigio sobre la custodia del muchacho, que son la muerte de su padre a manos de su madre.

Una situación especial

La juez subraya que el pequeño no se enfrenta a un ruptura de la pareja ni a la muerte natural de su padres. «Su situación particular, unida al hecho de los recuerdos propios que el niño guarda sobre lo acontecido, hace precisa una exploración directa».

La juez entendió entonces que el menor se adapta a la situación que le viene sobrevenida con la tragedia familiar y enfoca el cariño que tenía a su padre en su hermano —hijo de otra mujer—, con el que mantiene un contacto «frecuente y beneficioso». Añade que los adultos son quienes «no han sido capaces de sobrellevar la situación», de ahí que asegure que los únicos problemas planteados una vez que el niño llega a Sueros «se refieren a la conducta de la tía paterna en relación a la familia de la madre del menor». En una situación en la que prima el interés del menor, la juez conmina a los adultos a hacer un esfuerzo «tanto por una como por otra parte» de la familia del chico.

Otro punto de análisis es el contacto del menor con sus abuelos maternos, que la magistrada considera beneficioso y exento de conflicto cuando éste «vive el contacto materno con sus abuelos de manera relajada y natural. Es más, las tensiones y desencuentros entre los adultos las refleja en la fobia que ha generado hacia el PEF» —se refiere al Punto de Encuentro Familiar de Aprome, donde debían realizarse los encuentros entre los abuelos y su nieto, que terminaban en fracaso.

La juzgadora consideró desaconsejable un régimen de visitas del menor a su madre, que cumple condena por haber asesinado al padre del muchacho. «El niño muestra un rechazo absoluto hacia su madre, de la que no quiere hablar y a la que nunca se refiere como ‘mamá’ o ‘madre’, sino por su nombre propio y como una persona ajena a él. Recuerda que cuando se rompió la pareja la madre incumplió el régimen de visitas.

La juez dio la custodia a la tía paterna y otorgó un régimen de visitas para los abuelos maternos progresivo.

 

Para ver la noticia haced clic aqui

La tía paterna del niño de Sueros lleva a la juez la falta de ayuda de Aprome. El médico desaconseja cambiar de casa al menor tras explorarlo el viernes.

LA CEPEDA

 
 

La tía paterna del niño de Sueros lleva a la juez la falta de ayuda de Aprome

El médico desaconseja cambiar de casa al menor tras explorarlo el viernes.

A. Domingo | Redacción 29/07/2014

Tras frustrarse la entrega del niño de Sueros de Cepeda a sus abuelos maternos el viernes pasado, la representación legal de la tía paterna del niño, con quien convive desde que en mayo del 2009 el padre del menor muriera apuñalado, presentó ayer un escrito ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Reinosa, encargado de la ejecución de la sentencia que da la custodia del pequeño a la familia de su madre, un escrito en el que lamenta la falta de apoyo que recibió de los técnicos de Aprome para que se llevara a buen puerto el mandato.

Según la letrada de la familia paterna, Marta Fernández, el escrito «hace hincapié en el comportamiento de la coordinadora de Aprome» —en cuyo punto de encuentro familiar de León se había señalado la entrega del menor a su abuelos maternos— ante la falta de petición de ayuda que realizó la tía del muchacho después de que éste no obedeciera sus órdenes para que abandonase el turismo en el que llegó a León. «Solicitó que bajara el psicólogo para ayudarle, petición que no se atendió», cuando la providencia requería a la entidad que aportara «la debida asistencia social y psicológica del menor», estipulaba la magistrada.

En el escrito, la letrada apunta «cómo se ha intentado efectuar la entrega sin que fuera posible», a consecuencia del ataque de ansiedad que sufrió el muchacho, que tiene 11 años.

Además, la abogada incorpora el informe emitido por los servicios sanitarios después de que el viernes un médico decidiera el traslado del chico al hospital, en el que «se reitera que se trata de un menor maduro para tomar una decisión y contraindica el cambio de domicilio», explicó la abogada. Fernández apuntó que su representada ha recibido una notificación para prestar declaración ante la Policía, «posiblemente por una denuncia de los abuelos maternos interpuesta por no haberse efectuado el cambio de custodia».

23 juicios sin condena

La abogada de la familia paterna quiso destacar que su patrocinada «no ha obstaculizado la entrega del menor» ni existió por su parte una obstrucción al régimen de visitas establecido para los abuelos maternos: «Hay más de 60 denuncias presentadas contra mi cliente y 23 juicios de faltas celebrados sin que se haya dictado una sola sentencia condenatoria», aseveró.

Los escritos que ha presentado hasta ahora la abogada de familia Charo Llamera en representación de los abuelos paternos han insistido en lo que considera una actitud obstructiva por parte de la tía paterna, que, hasta el momento, no ha apreciado la titular la juez de Reinosa. De hecho, en su última providencia, la magistrada señala que de los informes de la Guardia Civil de los intentos de entrega del 14 de abril y del 27 de junio no se deduce una actitud obstructiva por parte de la tía del menor, «en contra de lo que se deducía del informe remitido por Aprome, de 17 de marzo de 2014».

El Juzgado de Reinosa se encarga del caso de la custodia y guarda del menor ya que fue en Mataporquera (Cantabria) el último domicilio en el que convivieron sus padres. Como se recordará, la madre del niño de Sueros mató en la citada localidad a cuchilladas a su expareja y padre del chico en mayo de 2009.

Para ver la noticia haced clic aquí